Bibliografia

Volver a Inicio

OBRA: Narrativa

El ingenioso literato don Miguel de Cervantes está considerado por todos como el creador de la novela moderna. En este campo logró cuajar sus títulos más grandiosos, bajo los cuales quedó ensombrecida su obra dramática y poética. Formado literariamente en la segunda mitad del siglo XVI, en pleno auge del Humanismo, cultivó los géneros narrativos vigentes entonces (novela pastoril, bizantina, sentimental, picaresca y morisca) con indudable genio creativo, abriendo caminos nuevos en terrenos conocidos y que, en general, parecían ya agotados. Renovó el género porque la novela se entendía por entonces a la italiana, como relato breve, y no estaba contemplada teóricamente en las retóricas.

La fórmula novelesca empleada hay que ir a buscarla a sus propias obras, y no pasa de unas cuantas claves que han sido inteligentemente sistematizadas por Riley: verismo poético de los hechos, admiración de los casos, verosimilitud de los planteamientos, ejemplaridad moral, decoro lingüístico, etc. Son los mismos principios, por otro lado, que rigen en el resto de sus creaciones, siempre situadas en esa franja mágica que queda a caballo entre la vida y la literatura, la verdad y la ficción, la moral y la libertad.

Su primera novela fue La Galatea (1685), de género pastoril. Veinte años más tarde (años de amargas experiencias de funcionario y de cárcel en Sevilla), en 1605, publica la primera parte de Don Quijote de la Mancha , con la que consigue un éxito notable, siendo ya definitiva su fama cuando, en 1913, reúne un volumen bajo el título de Novelas Ejemplares , que suelen dividirse en dos grupos: las de corte idealista y las que reflejan la realidad inmediata, de entre las cuales sobresalen: Rinconete y Cortadillo , El licenciado Vidriera y El coloquio de los perros . En 1615 aparece la Segunda parte del Quijote , y, ya en 1617, Los Trabajos de Persiles y Sigismunda , una novela bizantina donde se narran las peregrinaciones y aventuras extrañas de dos enamorados jóvenes por tierras más o menos imaginarias, que acaban con un feliz reencuentro. Se la considera síntesis de toda la obra del autor.

 

La Galatea (1585)

En la prosa narrativa Cervantes empezó escribiendo una novela pastoril (una “égloga en prosa”, como definía el genero su autor) que fue su primer libro publicado, con el título de Primera parte de La Galatea . Como en otras novelas de su género (novela pastoril al estilo de La Diana, de Jorge de Montemayor), los personajes son pastores idealizados que cuentan sus penas amorosas y expresan sus sentimientos en una naturaleza idílica de verdes prados y aguas cristalinas (“locus amoenus”). La Galatea revela que el autor no ha encontrado aún su camino como novelista. El propio autor definió las novelas pastoriles como “cosas soñadas y bien escritas, para entretenimiento de los ociosos y no verdad alguna” .

La Galatea se compone de seis libros en los cuales se desarrollan una historia principal y cuatro secundarias que se inician al amanecer y se cierran al ponerse el Sol (como en las églogas tradicionales). Contiene ingredientes diversos de acuerdo con el género: una narración amorosa; disquisiciones teóricas sobre esta pasión, una extensa antología poética, discusiones teóricas sobre poesía, crítica literaria... La acción principal refiere los amores de los pastores Elicio y Galatea, a la cual su padre quiere casar con el rico Erastro. Las acciones secundarias añaden otros tantos episodios amorosos protagonizados también por pastores.

Lo más importante reside en que ya en esta primera novela Cervantes aparece como un escritor renovador, y un maduro narrador de casos amorosos (algo evidente en la primera parte del Quijote ). Acepta las convenciones del género pastoril, pero a veces rompe el patrón idílico en las relaciones entre los pastores y en la geografía, convencional y real a un tiempo, del río Tajo. Lo más innovador es la integración de cuatro historias secundarias que acaban confluyendo en la acción principal y dejan abierta la posibilidad de una continuación. Esta segunda parte prometida fue a menudo recordada por Cervantes, hasta en la dedicatoria del Persiles (redactada en su lecho de muerte) pero no se publicó nunca.

 

Novelas ejemplares (1613)

Entre 1590 y 1612 Cervantes fue escribiendo una serie de novelas cortas que, después del reconocimiento obtenido con la primera parte del Quijote en 1605, acabaría reuniendo en 1613 en la colección de las Novelas ejemplares (en un principio se titulaban Novelas ejemplares de honestísimo entretenimiento ). Teniendo en cuenta las dos versiones conservadas de Rinconete y Cortadillo y de El celoso extremeño , se cree que Cervantes introdujo en ellas algunas variaciones encaminadas a la ejemplaridad social, moral y estética de estas novelas o narraciones cortas (de ahí el nombre de “ejemplares”), y después las ordenó de acuerdo con un criterio artístico que obedece a la visión orgánica del conjunto. Pero el Cervantes que las agrupa, retoca y completa, cuatro años antes de su muerte, es ya el autor del Quijote. Seguro de su talla como prosista de creación, despliega en ellos un muestreo novelesco de lo más variopinto que nos ofrece -no sin alardes- con aires de primicia desde su prólogo:

“Yo soy el primero que he novelado en lengua castellana, que las muchas novelas que en ella andan impresas todas son traducidas de lenguas estranjeras, y éstas son mías propias, no imitadas ni hurtadas: mi ingenio las engendró, y las parió mi pluma”.

En efecto, así fue, pues en la literatura española no había entonces tradición de novela corta: las que circulaban eran adaptaciones o traducciones de los novellieri italianos. Cervantes españolizó el género y lo ennobleció, creando la novela corta en la literatura castellana. Las diferencias entre la novela larga y la corta en Cervantes radican en las disgresiones y escenas de relleno de la primera y la supresión de todo lo superficial en la segunda. Los factores en los que reside la originalidad son: finalidad ética frente a la procacidad de Bocaccio, equilibrio entre seriedad y comicidad, estudio psicológico de los personajes, busca divertir y enseñar, presta importancia al diálogo y se da una aproximación al drama.

Puede distinguirse un primer grupo de novelas, llamadas de lances de amor y de fortuna, más próximas a la técnica italiana, caracterizadas por su idealismo, intriga compleja e inverosímil y aparición de personajes de la nobleza. Aquí estarían incluidas El amante liberal , Las dos doncellas , La española inglesa , La señora Cornelia y La fuerza de la sangre . Un segundo grupo de novelas, típicamente cervantinas, se caracteriza por su realismo, intriga verosímil, ambientes humildes, lenguaje familiar y mayor sentido del humor. Incluiría las novelas de cuadros satíricos de costumbres, como El casamiento engañoso , El celoso extremeño , Rinconete y Cortadillo y El coloquio de los perros , y las de proverbios en forma de novela, en donde se situaría El licenciado Vidriera . En un lugar intermedio entre ambos grupos, pero más próximas al primero, estarían La gitanilla y La ilustre fregona .

 

Los trabajos de Persiles y Sigismunda (1517)

Esta obra bien pudiera ser empresa novelesca iniciada por Cervantes en la última década del XVI, pero es publicada póstumamente porque no cierra la novela hasta que está en el lecho de muerte. De hecho ya no tiene tiempo para hacer las últimas correcciones en un texto no del todo acabado (se puso a escribir el prólogo tres días antes de morir). Viejo y cansado de tanta experiencia amarga, Cervantes lo sublima todo refugiándose en el mundo fantástico inventado por él. No obstante, se sabe y autoestima como el primer novelista de su tiempo: ahora, sin duda, pretende desquitarse de la fama de novelista “cómico” que le había deparado el carácter risible del Quijote y se adentra en el “género bizantino” dispuesto a colmarlo de gravedad y trascendencia. Renueva sus técnicas con el fin de superar el género y crear una gran epopeya cristiana en prosa. De este modo, Cervantes ocupó hasta sus últimos días la vanguardia narrativa de su tiempo, acercando la novela a la poesía, a la vez que con esta idealizada novela de aventuras construye una hermosa ficción llena de modernidad y cosmopolitismo.

Es este un “romance” nítidamente cristiano, tridentino, basado en la figura central del peregrino que se purifica moralmente en su continuo deambular viajero; precisamente el modelo más próximo a la “novela ideal”. El resultado es la azarosa peregrinación llevada a cabo por Persiles y Sigismunda: dos príncipes nórdicos enamorados que, haciéndose pasar por hermanos bajo los nombres de Periandro y Auristela, emprenden un viaje desde el norte de Europa hasta Roma con el fin de perfeccionar su fe cristiana antes de contraer matrimonio. Como era de esperar, el viaje se enriquece con la diversidad de lugares recorridos, desde la geografía nórdica de la mítica isla Bárbara, Islandia, Noruega, Irlanda y Dinamarca, hasta las tierras ya conocidas de Portugal, España, Francia e Italia. El recorrido está entretejido de multitud de “trabajos” (arriesgadas navegaciones, naufragios, piraterías, desafíos, batallas, raptos, fugas, cautiverios, traiciones, accidentes, separaciones, reencuentros y aventuras de toda índole), enriquecidos y complicados hasta el delirio por la aparición de los personajes secundarios que van apareciendo en el trayecto (Policarpo, Sinforosa, Arnaldo, Clodio, Rosamunda, Antonio, Ricla, Mauricio, Soldino, etc.), por la interpolación de historias particulares en la peripecia de los amantes protagonistas y por las jugosas descripciones de los escenarios geográficos, particularmente de los nórdicos.

No obstante, el Persiles , tal vez el libro más querido de la fantasía de Cervantes, está perfectamente unificado tanto estructural como semánticamente. Por una parte, el viaje responde a un itinerario bien preciso que arranca de la Isla Bárbara y termina en Roma, pasando por Irlanda, Portugal y España; se nos ofrece distribuido en cuatro libros, claramente agrupables en dos grandes bloques, con la llegada a Lisboa como eje central: primero, las andanzas por los países nórdicos (I y II); después, las correrías por el centro (III y IV).

Por otra, el recorrido que conduce a los personajes desde la Isla Bárbara hasta Roma no es sólo geográfico, sino que está concebido simbólicamente como peregrinación purificadora, en lo humano y en lo amoroso, que pasa por distintos eslabones en la cadena del ser: desde el barbarismo salvaje de los nórdicos, hasta el pontífice romano; desde la lujuria brutal, hasta el matrimonio cristiano. En definitiva, todo se integra literariamente en un “camino de perfección” que no puede terminar sino en Dios.

 

TITULOS

- La Galatea . En esta primera obra imprime la huella de su formación renacentista. Se trata de una novela bucólica cuyos protagonistas, pastores idealizados, expresan sus sentimientos amorosos en una naturaleza armónica e irreal.Ver Ejemplar Descargar PDF

- Novelas ejemplares . Colección de doce narraciones cortas al estilo de las que escribían en Italia, en las que mantiene el ideal clásico del “enseñar deleitando”.

Son sus títulos:

- La gitanilla . Fantasía poética creada en torno a la figura de Preciosa y su relación con un joven capaz de renunciar a su alcurnia por amor. Al final, se descubre que ella también es de alto linaje, pero había sido raptada por una gitana al poco de nacer.Ver Ejemplar Descargar PDF

- El amante liberal . Novela bizantina de cautivos, amor y aventuras con final feliz gracias a la generosidad del protagonista, capaz de entregar su fortuna para liberar a su amada, enamorada, además, de un amigo suyo. Ver Ejemplar Descargar PDF

- Rinconete y Cortadillo . Historia de dos muchachos que viven haciendo trampas y engaños, e ingresan en un grupo de hampones que viven de la estafa, presididos por atemorizador Monipodio, cuyas riñas, trampas y diversiones presencian.Ver Ejemplar Descargar PDF

- La española inglesa . Narra el proceso amoroso entre una joven española que había sido raptada por los ingleses en el sitio de Cádiz y el hijo de sus padres adoptivos, católicos ocultos. Al final la joven vuelve con sus padres y los jóvenes amantes se reúnen.Ver Ejemplar Descargar PDF

- El licenciado Vidriera . Narra las extrañas peripecias de un estudiante, Tomás Rodaja, que, tras servir como soldado en Italia, regresa a proseguir sus estudios en Salamanca y enloquece creyéndose de vidrio, aunque conserva una extraña lucidez e ingenio.Ver Ejemplar Descargar PDF

- La fuerza de la sangre . Cuenta la violación de Leocadia por un joven de la nobleza toledana y cómo, pasado el tiempo y después de haber tenido un hijo fruto de esa situación, la joven termina casándose con el violador.Descargar PDF

- El celoso extremeño . Desarrolla el desengaño de un viejo indiano que se casa con una joven de catorce años. Pese a que intenta guardarla en su casa-prisión por todos los medios, acaba siendo seducida por un muchacho.Ver Ejemplar Descargar PDF

- La ilustre fregona . Relata el proceso amoroso entre un joven noble y una bella fregona, la supuesta hija de un mesonero toledano, que es, en realidad, de noble cuna. De nuevo Cervantes se deja llevar aquí por su vena optimista, idealizadora y romántica.Ver Ejemplar Descargar PDF

- Las dos doncellas . Narra las aventuras de dos jóvenes que, bajo disfraz varonil (recurso muy utilizado en las novelas y el teatro de la época), van tras sus amores hasta que consiguen contraer matrimonio con ellos. Ver Ejemplar Descargar PDF

- La señora Cornelia . Cuenta las peripecias de dos nobles vizcaínos en Italia al hacerse cargo de una joven madre soltera. Ésta acaba casándose son su amado, que resulta ser el duque de Milán.

- El casamiento engañoso . Relata cómo un alférez pobre, que intenta engañar a una dama aparentemente rica, acaba abandonado por ella después de haber sido contagiado de sífilis. Desde la cama del hospital oye hablar a dos perros...Ver Ejemplar Descargar PDF

- El coloquio de los perros . Engastada dentro de la anterior novela, es la transcripción que el alférez hace de la conversación entre dos perros que, dotados de habla, cuentan los engaños y trapacerías que cometen los amos a quienes han servido.Ver Ejemplar Descargar PDF

- Los trabajos de Persiles y Sigismunda . Novela bizantina que mezcla realismo e idealismo y cuenta las aventuras de dos enamorados que, tras un largo y accidentado viaje por varios países, llegan a Roma, donde se casan (los trabajos a que se refiere el título son los naufragios, peligros, secuestros, etc., por los que pasan los protagonistas).Ver Ejemplar Descargar PDF